Bienvenido



Bienvenido
Bienvenido al desconcierto, vos,
ave que cree que vuela,
grillo que al amanecer cesa su concierto.
Vos, siempre viento insípido, cálido y confortable.
Vos, siempre el mismo surco.
¿A dónde irás a parar, pequeña mosca, cuando la telaraña se corte?

Vivimos



Vivimos

La condena del ser es la vida y es la muerte,
ese mismo río que siempre tiene dos orillas.
La corriente a veces avanza demasiado rápido, de imprevisto.
La otra orilla espera, allá espera también la historia,
los muertos, los linajes y lo peor de todo:
el olvido.
No hay forma de escapar, las olas nos llevarán a todos
                      -Sin excepción.-
Pero hay algo que podemos dejar de este lado,
una huella, un camino recorrido, un vida en el tiempo.
Porque vivimos para dejar un rastro, un silbido eterno en el viento,
una luz incandescente en el cielo;
vivimos para justificar nuestra llegada (y nuestra partida);
vivimos para convencernos de que vale la pena intentar;
vivimos porque es el don que la muerte otorga;
vivimos, a veces, sin saber que estábamos viviendo;
vivimos porque al vivir hay una forma de unir las dos orillas:
el recuerdo.

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.