Bienvenido



Bienvenido
Bienvenido al desconcierto, vos,
ave que cree que vuela,
grillo que al amanecer cesa su concierto.
Vos, siempre viento insípido, cálido y confortable.
Vos, siempre el mismo surco.
¿A dónde irás a parar, pequeña mosca, cuando la telaraña se corte?

Vivimos



Vivimos

La condena del ser es la vida y es la muerte,
ese mismo río que siempre tiene dos orillas.
La corriente a veces avanza demasiado rápido, de imprevisto.
La otra orilla espera, allá espera también la historia,
los muertos, los linajes y lo peor de todo:
el olvido.
No hay forma de escapar, las olas nos llevarán a todos
                      -Sin excepción.-
Pero hay algo que podemos dejar de este lado,
una huella, un camino recorrido, un vida en el tiempo.
Porque vivimos para dejar un rastro, un silbido eterno en el viento,
una luz incandescente en el cielo;
vivimos para justificar nuestra llegada (y nuestra partida);
vivimos para convencernos de que vale la pena intentar;
vivimos porque es el don que la muerte otorga;
vivimos, a veces, sin saber que estábamos viviendo;
vivimos porque al vivir hay una forma de unir las dos orillas:
el recuerdo.

Nuevo poema.



Espejo

Ante el espejo no sabés si mirás o sos mirado.
Te sentís ajeno a tu ser. ¿Es eso la libertad? ¿La poesía?
¿Lo que los poetas llaman volar?
Querés una mano y la acercás contra el vidrio.
Ambas se conectan. ¿Por qué se sienten tan frías al tacto?

Arrimás tu cara entonces, la pegás contra el cristal.
La frente se emblanquece.
El sujeto de aquel otro mundo hace lo mismo,
pero está apático, lejano, y no encontrás consuelo
ni siquiera a través de un suspiro, 
que sólo empaña y distorsiona la imagen.

Un golpe destruye esa cara que busca compañía.
Se despedaza el espejo, la sangre brota.
¡Al fin algo caliente! - Exclamás.
El líquido carmesí se extingue (Siempre sucede).
Es igual al tiempo, al viento,
a las hojas que se secan.

Pero algo queda (esto también siempre sucede),
el recuerdo, esa película cuando te ensimismás,
lo que el viento agitó, pero aún sigue allí,
ese árbol desnudo que pronto mecerá nuevas hojas.

En la infinita alternancia, permanece un rastro:
Una cicatriz en lo profundo de tu esencia
o una sonrisa que queda estática en tu retina;
Y ambas te dicen ¡Pero che, si estás vivo!

Aquellos sentimientos más profundos: la sed insaciable,
la descendencia de la sangre y la voluntad,
los libros, el mundo dentro de otros mundos.
el universo al final, es decir, al principio
son tu fe y lo sabés bien.

Ahora desistís de mirar tu reflejo en el espejo ya roto.
No hay lugar en esos ojos para la soledad.
Es hora de observar hacia otro lado
Desear,
Buscar,
Ver,
Sentir
Alguien a tu lado.
Es hora de sanar la herida.

Voluntad eterna



Voluntad eterna

¿Qué hacés, amigo?
¿En qué lugar recóndito del oscuro universo
- además de hacerlo en nuestros sueños,
recuerdos
y desánimos -
brilla tu sonrisa?

Te cuento que a nosotros el silencio
nos provoca estrépito
y ahora el verano un poco de frío.

Sé que con el tiempo te vamos a devolver la sonrisa,
no como aquel bálsamo que inmortalizaste,
pero sí algunas de añoranza y alusión.

Lo que sí, recurriremos a las lágrimas
cuando no quede más remedio
que su irremediable desahogo.

Mas hay algo que nos calma,
y es que en todos los momentos difíciles,
cuando reine el hastío y el miedo,
sabremos que tu amistad,
tu compañerismo,
tu voluntad,
-esas velas que nunca se apagarán-
nos calentarán, nos iluminarán;
te calentarán, te iluminarán.

1/3/1992 -------------> Eternidad.

Fragmento de Desnos

"No toques nunca a mi puerta visitante.
No hay sitio en mi casa ni en mi corazón.
Para las antiguas imágenes de mí mismo
tal vez me reconozcas.
Yo no sabría ya reconocerte."

Robert Desnos

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.