El carro de la vida

 Muy buena letra la de esta canción.



El carro de la vida

Yo que a la vida le he dao un montón de bocaos aún tengo hambre,
y sin alardes pateo por este jaleo en busca de aire,
pues se que tarde o temprano vendrá una mano sin miedo a cobrarme
y esta no se anda con cuentos, ni pierde el tiempo ni viene en balde. (No viene en balde…).

Así que voy a seguir en este festín orquestao por los años,
pillando de aquí y de allí, limando los tajos y los golpes bajos
leyendo las cicatrices de las heridas que adornan mi vida que a poco que se descuida se vuelve a cortar
y me unto con sal y sano enseguida, le doy al panal otra ristra de muerdos
y guardo el recuerdo pa que no digan que fue un farol,
y busco timón si voy a la deriva y me hago terrón pa no entrar en la criba
y si en la pelea sufro desgarro me arreglo con barro.

Y subo al carro de la vida, a seguir batallando mientras vayan quedando cartas pa la partida,
y subo al carro de la vida, del que empujan los años y tiran los días…
del que empujan los años y tiran los días

Y yo que he tenío algún aviso, con más gana piso por estos lares,
mostrando mis malabares, cogiendo oficio hasta que me gaste.
Sabiendo que mi fortuna no sólo es la luna también son mis pasos,
y si mis pasos no avanzan me las apaño.
Y como del cielo, bebo de charcos, marco tu cuerpo en mi retina,
y bajo una encina tiendo tus besos para dormir,
y me despierto y busco alegría pruebo sabores que trae el nuevo día, y cojo de guía la cola de viento que a mi pecho amarro...

Y subo al carro de la vida, con lo bueno y lo malo que tienen los palos que nos endiñan,
y subo al carro de la vida, del que empujan los años y tiran los días…
del que empujan los años y tiran los días...

Hoy te quiero a mi lado por si sufro averías.

Mi cumpleaños veintidós, abuela.


En un ardid de rememoración:

Las golosinas para la cama,
El pan a veinte centavos,
La máquina para hacer pastas,
Los deberes obligados,
Las anginas inclementes.

Los viajes a Mar del Plata,
Que acá está Azul, que después viene Tandil,
ya casi llegamos.

¿Mañana puedo faltar a la escuela?
Regañina y alianza, no le decimos a mamá.
En la tele pasan Franklin y Las tres mellizas
En mis manos el té con leche.

¡Alaridos y lágrimas!
¡¡Primer premio en narrativa!!

Tu cruz en mi cuello,
En mi pecho,
En mi niñez,
En mi porvenir.

Tu destino será el mío.
Mi destino será el tuyo.
Hoy cumplo veintidós,

Vos eternidad.

Feliz día del amigo

LOS AMIGOS

En el tabaco, en el café, en el vino,
al borde de la noche se levantan
como esas voces que a lo lejos cantan
sin que se sepa qué, por el camino.

Livianamente hermanos del destino,
dióscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote entre tanto remolino.

Los muertos hablan más pero al oído,
y los vivos son mano tibia y techo,
suma de lo ganado y lo perdido.

Así un día en la barca de la sombra,
de tanta ausencia abrigará mi pecho
esta antigua ternura que los nombra.


Julio Cortázar

Dos de Raymond Carver

  "¿Y conseguiste lo que querías en esta vida?"
Lo conseguí
¿Y qué querías?
Considerarme amado, sentirme
amado en la tierra"
 
 
Lluvia

Me desperté esta mañana con
unas ganas tremendas de quedarme todo el día en la cama
leyendo. Luché contra ello durante un rato.

Me asomé entonces a la ventana y estaba lloviendo.
Y me rendí. Me dediqué por entero
al cuidado de esta mañana lluviosa.

¿Viviría mi vida otra vez?
¿Con los mismos errores imperdonables?
Sí, a la mínima posibilidad que tuviera. Sí.

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.