Noche

 Noche

Noche, asustame, dale,
torturame con silencioso atardecer.
Yo te temo, sí , aprovecha
y bañame con melancolía, dale,
hundime en el recuerdo.

Reíte de mí si querés,
pobre tonto y miedoso.
No me tengas compasión,
inundame y abrazame, dale.

Así, a lo mejor,
en tu terror encuentre
sustento a la vida
y consuelo de compañía.

En tus brazos, sí,
ásperos y dolorosos,
pero que siempre llegan
y son fieles a mi calvario.

Noche, efímera y perpetua,
calma para otros,
penar para mí,
gracias por enseñarme
que los días no son eternos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.