Mirando la sudestada

Busco llenar mi alma, para ello,
vuelco mi sangre negra sobre el papel,
vacío las ideas de mi cabeza y, sin darme cuenta,
como lo hace un pájaro que no sabe que vuela,
me inmortalizo en este gajo que antaño árbol fue
para que mis sueños, finalmente,
se transmuten en realidad y ésta, a su vez,
¡En felicidad!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.