No pienso caer, no me voy a joder



Cuando el sol bañe tu piel
recordá que siempre vendrá una llovizna,
mas si ésta se transforma en tormenta
y te sentís ahogado,
aprendé a nadar.
Nadar, sí, eso es la vida.
Los animales lo hacen mediante su instinto,
nosotros, como un don o un castigo de la vida,
lo debemos hacer mediante el aprendizaje.
No temas a las aguas profundas,
siempre podrás salir a flote
si lográs bracear para llegar a la superficie
y recordar lo hermoso que era el sol bañando tu piel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.