Cortázar y el reloj/ El presente y el celular.


Hoy estuve pensando mucho en lo que escribió Cortázar sobre las "instrucciones para dar cuerda a un reloj". De alguna forma me resulta inevitable compararlo con el presente y los teléfonos celulares.

Esto dijo Cortázar en su momento:

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj
Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Me pregunto qué pensaría Julio si aún viviera (físicamente claro) y observara que si un reloj era todo aquello que menciona, un celular hoy es el triple. Las personas no pueden estar más de cinco minutos alejadas de su celular, de hecho si lo tienen a más de cinco metros ya lo andan buscando como si les faltara una parte de sí mismas. En las comidas, en las charlas, en todo, se quedan absorbidos al twitter, al facebook, a los chat. ¿El celular comunica o incomunica? ya no sirve sólo para mandar un mensaje o llamar, es prácticamente una computadora que cabe en el bolsillo y ha convertido a las personas en sus esclavos. Es "algo que es tuyo pero no es tu cuerpo". Tenés la necesidad de cargarlo todos los días, el miedo a perderlo, cargarle saldo, de que se rompa.
"Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu celular con los demás celulares. No te regalan un celular, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del celular."

Por favor pensemos, la persona que tenemos al lado es más importante que navegar en un celular, compartamos conversaciones o silencios, eso es mejor.

Tenía ganas de comentar esto, la verdad que hoy me fui de un lugar bastante triste por esta razón.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.