Una y otra tormenta



Imaginá una canoa, allí te encontrás, en medio de un desierto de agua. Una fuerte tormenta acecha, las olas golpean con intensidad la madera que te mantiene a salvo. Remás lo más fuerte que podés, las gotas frías caen sobre vos, en tu frente blanca y al descubierto. El viento te zamarrea de un lado a otro pero lográs mantenerte firme, remando, como siempre. Entonces pensás y pensás. ¿Cuándo una tormenta fue eterna? Las tempestades siempre cesan, esas nubes negras que producen inquietudes y malestares, se van como vienen. Solo queda soportar, pararse firme y enfrentarla. Mirarla a los ojos aunque no tenga y demostrarle que sabés cual es su debilidad: el tiempo. Pero también sabés que el tiempo es tu rival, el de todos. Para la lluvia, que terminará yéndose y disolviéndose, y para vos, que acabarás envejeciendo…derrotando una y otra tormenta pasajera. Porque de eso se trata la vida.

3 comentarios:

Diana Profilio 25 de agosto de 2011, 15:32  

¡Excelente! Una reflexión que nos golpea, pero debemos "campearla" y seguir remando... Un gusto conocer tus letras. Volveré...

Andrés 25 de agosto de 2011, 16:11  

Gracias Diana, justo estaba leyendo tu blog, muy lindo. Me encantan tus pinturas *-*

kaerog 2 de septiembre de 2011, 14:08  

La vida es diferente en cada momento, ningún momento es eterno.

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.