Reflexión conmigo mismo


 Bueno, este texto lo tengo escrito hace rato, es bastante íntimo pero me dieron ganas de ponerlo.
 Gracias a tod@s l@s que me leen y me comentan, tanto en este blog como fuera de la PC.
 Espero que les guste, y sino, vayan a chupar limones :P


Reflexión conmigo mismo

Han pasado 2 días. Me pongo a pensar y a reflexionar tan profundamente que pierdo la noción del tiempo y el espacio. Un silencio atroz me aturde y no siento nada de lo que me rodea, como si el mundo se hubiera ido por un rato y me hubiese dejado solo, en el espacio exterior, flotando, a la deriva. Los recuerdos recientes me atormentan y azotan mi mente y mi tranquilidad. ¿Qué debí hacer dos días atrás? ¿Tomé la decisión correcta? A lo lejos, la nada se convierte en algo, en el mar, en la playa. Aquel lugar al que no quise o, mejor dicho, no pude ir. Una tormenta es atraída hacia mí, una tormenta llena de arrepentimientos. Espero terribles sensaciones, pero éstas nunca llegan. La tormenta se disipa como por arte de magia. Me siento incómodamente tranquilo. He tomado la decisión de no arrepentirme, pueden las decisiones ser correctas o no, jamás lo sabré, pero de eso se trata la vida supongo, de mirar a través del mar y no de ahogarse en él. Es parte del examen natural que constantemente todas las personas cursamos,  me doy cuenta que no puedo arrepentirme por lo que hice o no, tengo que miran adelante, porque la vida sigue y su curso natural también. Así como hoy me equivoqué, mañana acertaré. De eso se trata vivir, si todos supiésemos que decisión tomar, si pudiéramos preveer lo que nos sucederá en el futuro, el mundo sería tan aburrido, tan homogéneo, que las personas se parecerían aún más de lo que hoy se parecen unas de otras.
Salgo del espacio paralelo en que mi mente se encuentra y vuelvo a la realidad, si, a la hermosa pero dura realidad, a la que vale la pena enfrentar aunque a veces sintamos que nos gana por knockout.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mí

Mi foto
No me sé describir a mí mismo. Lo dejo a la percepción del que me conoce y al prejuicio del que no.

Los atrapados en el espacio surrealista:

Con la tecnología de Blogger.